Tecnología: almacenar 90GB en unas bacterias

Anonadado me he quedado al enterarme de esta noticia: científicos de la Universidad China de Hong Kong han logrado almacenar 90 gigas de infomración dentro de bacterias. El sistema de tecnología empelado se basa en una nueva forma de codificación de los datos, que logra reducir su tamaño de forma espectacular. Una vez que consiguieron la reducción de datos, estos científicos han introducido la información en forma de ADN modificado. En una palabra, alucinante.

Lo que más me ha llamado la atención es que la iniciativa no es pionera, ya que en 2001 y 2007 se habían producido varios experimentos con el objetivo de lograr un sistema de almacenamiento de datos biológico. Estos expirimentos no tuvieron éxito, pero en la Universidad China los designan como los primeros pasos de la investigación en el tema.

La clave de todo reside en su sistema de codificación, que permitiría almacenar dos Terabytes de información en unos pocos gramos de bacterias, lo que sin duda podría hacer que la investigación informática sobre el almacenamiento cambie su rumbo, cuando ya en el horizonte otean los dispositivos de almacenamiento de Hitachi con capacidad de 24 Teras.

Este descubrimiento promete cambios revolucionarios en la tecnología para empresas, ya que por ejemplo, uno de sus primeros usos podría ser la sustitución de los códigos de barras actuales por otros insertados en células vivas de organismos sintéticos.

Realmente el asunto me recuerda sobremanera a la futurística película dirigida por Robert Longo y protagoniza por Keanu Reeves Johnny Mnemonic, basada someramente a su vez en un relato corto homónimo escrito por William Gibson. En el filme vemos como en un apocalíptico futuro, el sistema de almacenamiento de datos son los cerebros humanos de los «mensajeros de información», personas que se ganan la vida transmitiendo paquetes de información implantados en su cabeza, mostrando los problemas y consecuencias que podría conllevar el acto para estos mensajeros.

Jonnhy Mnemonic

La verdad que estamos ante un tema complejo y que da que pensar. A mí por ejemplo se me ocurren unaa cuantas preguntas: ¿qué camino tomará la tecnología de la información en el futuro?, ¿qué otros experimentos se están llevando a cabo sobre la materia?, ¿se generarán debates éticos o ideológicos?, ¿seré yo el único al que el tema le produce una extraña sensación de desasosiego?